La Nueva España » Premios Príncipe de Asturias » Noticias » La Max Planck dedicará el premio a enlazar con investigadores españoles
La Max Planck dedicará el premio a enlazar con investigadores españoles
Peter Gruss, en la tarde de ayer, en Oviedo. / Luisma Murias
Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional

La Max Planck dedicará el premio a enlazar con investigadores españoles

Los 50.000 euros del galardón y otros tantos irán a jóvenes científicos

Viernes 25 de Octubre de 2013
Oviedo, Javier Neira

Peter Gruss, presidente de la Sociedad Max Planck, premio "Príncipe de Asturias" de Cooperación Internacional, demostró en la tarde de ayer una gran capacidad de comunicación y valentía durante la rueda de prensa que ofreció en Oviedo.

Explicó que la institución que preside "tiene más de 5.000 proyectos de investigación que desarrolla en ciento veinte países". La ciencia, dijo, "debe hacer que el mundo sea un sitio cada vez mejor para vivir". Y sentenció: "Sólo hay una categoría de ciencia: la mejor". En todo caso, "el conocimiento científico mejora a la sociedad".

Gruss indicó que "España debe retener a sus jóvenes cerebros. Insto a los políticos españoles a invertir más en investigación en vez de hacer recortes".

Después anunció que van a dedicar "los 50.000 euros del premio y otros tantos para que jóvenes investigadores visiten nuestros laboratorios e inicien colaboraciones".

Pidió a los doctorandos que le acompañaban que contestasen a las preguntas, pero todas fueron dirigidas a él.

"En China", señaló, "el incremento de los presupuestos de investigación es superior al 10 por ciento anual. Ya publican más que EE UU y la UE. Pero la calidad de los contenidos de esas publicaciones aún es inferior. Salvo que Europa invierta más, se verá en una situación difícil en los mercados mundiales. Europa no puede ganar mercados con productos baratos sino con productos muy sofisticados que requieren mucha investigación".

"No podemos ser selectivos dejando temas de lado", subrayó el presidente de la Sociedad Max Planck, "tenemos muchos retos en salud, energía y otros campos. El objetivo de 2050 de recorte del CO2 no se va a lograr. No podemos elegir, debemos considerar todo el espectro de las ciencias, desde las humanidades hasta las biomédicas".

"La tasa de nacimientos es de 1,2 en Alemania", dijo Gruss, "o atraemos talento o no podremos responder a las demandas de la industria. Y hay que seguir formando al mundo adulto porque los mayores son tan innovadores como los jóvenes y aportan nuevas medidas poco convencionales". La subida de la temperatura global en cuatro grados "provocará escasez de agua y la desviación de la corriente del Golfo", añadió.

El líder de la Max Planck recordó que "hay un acuerdo en la UE para dedicar a ciencia el 3 por ciento del PIB. La frontera era el año 2010, no se cumplió. Se ha pospuesto a 2015. Muy pocos países lo conseguirán. España no, peor aún, lo ha bajado".

Dio datos orientativos. "Si una Universidad colabora con su Ayuntamiento duplica su rendimiento. Por cada 10 contratos que hace una Universidad induce 7,6 contratos en la industria local. El MIT de EE UU en 30 años logró un volumen económico equivalente al PIB del país número 17 del mundo".

Y fue autocrítico. "Alemania es muy reticente a los avances genéticos en la agricultura: las empresas se van a otros países. La industria se equivocó al no explicar las ventajas locales de los transgénicos".